ACTUALIDAD


El cuaderno de campo de Miranda

11 julio 2017

¿Te apetece ir de paseo? ¿Y descubrir cosas extraordinarias? Entonces, prepárate: lee antes este nuevo libro de la colección Miranda. Te dará las pistas y el conocimiento suficiente para convertirte en todo un detective del mundo natural.

Hay libros que invitan a la exploración. Y no porque su formato sea diferente, se lea al revés o estén hechos de un material especial. El secreto está en sus páginas: por ellas se puede andar y recorrer diferentes caminos para conocer mejor la naturaleza.

El cuaderno de campo de Miranda reúne información y curiosidades sobre 12 pájaros, 12 árboles y 12 insectos. Así nos enteramos, por ejemplo, de que el vencejo puede pasarse meses volando sin pararse ni una vez; que los pueblos germánicos hacían los libros con tablillas de la madera de haya que cosían; o que una mariquita puede poner un millón de huevos a lo largo de su vida.

Cada doble página se dedica a un ser vivo. Después de una pequeña introducción, la inconfundible y espontánea voz de Miranda cuenta, a través de distintos apartados, cuál es el lugar de procedencia, cómo es su aspecto y qué lo hace único. En el caso de los árboles se describen sus frutos y, en el de los animales, su alimentación. En todos, eso sí, se hacen referencias a su simbología en la historia, la literatura y la cultura. 

Esta nueva obra de Jorge e Itziar Miranda está ilustrada, al igual que las otras, con la delicadeza de Lola Castejón. Los tres creadores amplían el universo de la protagonista hacia el mundo natural e invitan a aguzar la observación para disfrutar de los paseos con una mirada más profunda y curiosa. 

La colección Miranda narra, a través de los ojos de una niña de ocho años, la biografía de mujeres importantes de ámbitos tan diversos como el científico, el artístico o el cultural. También, cuenta con un delicioso libro de cocina escrito por Nacho Rubio.

¡Amplía la lectura!
Después de disfrutar con este libro, los jóvenes lectores pueden crear su propio cuaderno de campo. En él pueden pegar hojas, flores o ramas, como auténticos exploradores y naturalistas, o dibujar o sacar fotos de aquello que les llame la atención. Luego, en casa o en una biblioteca cercana, podéis buscar información sobre los hallazgos. Además de cuadernos, en el mercado podéis hallar prensas para hojas y pétalos especiales para el uso infantil. Si os animáis con la ilustración, os animamos a conocer los lápices acuarelables y a su fiel compañero el pincel con depósito de agua, dado que son fáciles de transportar y crean efectos sorprendentes en las páginas.